Paso 3 de Santidad

LA MURMURACIÓN

Escuela Jóvenes Cristianos
Molina de Segura, 7 junio 2021

escritura

1. No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados (Mt 7, 1-2).
2. La lengua es un mal turbulento lleno de veneno mortífero. ¿Quién eres tú para juzgar al prójimo? (Sant 3,8; 4,12).
3. Mejor es resbalar en empedrado que resbalar con la lengua (Ecl 20, 18).
4. De Dios nadie se burla (Gál 6, 7).
5. No repitas nunca lo que se dice y en nada sufrirás menoscabo (Ecl 19, 7).
6. De toda palabra ociosa que hablen los hombres darán cuenta en el día del Juicio (Mt 12, 36).
7. La lengua es un miembro pequeño pero mancha todo el cuerpo (Sant 3, 5).
8. En muchas palabras no faltará pecado; quien reprime sus labios es sensato (Prov 10, 19).
9. Jesús les dijo: No murmuréis entre vosotros (Jn 6, 43).
10. ¿Has visto un hombre dispuesto siempre a hablar? Más se puede esperar de un necio que de él (Prov 29, 20).
11. Evita discusiones necias, contiendas y disputas (Tit 3, 9).
12. Si alguien pretende conocer a Dios y no frena su lengua, se engaña en su corazón: su culto es vano (Sant 1, 26).
13. De lo que rebosa el corazón, habla la boca (Mt 12, 34).

magisterio

14. El Señor Jesús nos dice que no basta con no jurar, es necesario además cultivar una limpieza interior que se exprese en el lenguaje llano del sí cuando es sí y del no cuando es no (JUAN PABLO II, 11-2-1990).
15. Dios es el único juez y escrutador del corazón humano; por ello nos prohíbe juzgar la culpabilidad interna de los demás (VATICANO II, GS, 28).
16. La doctrina de Cristo pide también que perdonemos las injurias (VATICANO II, GS, 28).

tradición

17. Si tanto deseas curiosear en las vidas ajenas, averigua las virtudes, no los pecados (San JUAN CRISÓSTOMO).
18. De los demás, o hablar bien, o no hablar (San JUAN BOSCO).
19. Es mejor vencer la lengua que ayunar a pan y agua (San JUAN DE LA CRUZ).
20. Es la lengua quien pone enferma grave al alma (San ANTONIO ABAD).
21. La murmuración enfría los corazones (San JUAN BOSCO).
21. Dios nos dio la lengua no para ofenderlo, sino para alabarlo y bendecirlo (San ALFONSO Mª LIGORIO).
22. No seas amigo de hablar mucho (San BENITO).
23. ¡Dichosa lengua que sólo sabe hablar de cosas de Dios! (San AGUSTÍN).
24. Más vale callar una verdad que decirla con mala sombra (S.D. MANUEL GONZÁLEZ).
25. Si no hubiese quien oyese, no habría quien dijese (San JUAN DE ÁVILA).
26. Nuestra lengua es lengua de Dios... mas si no te resignas a bendecir a tu enemigo, por lo menos, cállate (San JUAN CRISÓSTOMO).
27. No juzgaré de las conciencias de otros hombres (Santo TOMÁS MORO).
28. No levantaré nunca la voz (Beata GERTRUDIS COMENSOLI).
29. ¿Qué perdón tendremos, o por decir mejor, qué castigo no sufriremos, si consentimos que hable las cosas del diablo una lengua a la que le ha sido concedido gustar de la carne del Señor? (San JUAN CRISÓSTOMO).
30. Quiero que aprecies como gran tesoro la virtud del silencio (S.D. MARÍA JESÚS DE AGREDA).
31. La lengua es más cruel que la misma lanza que atravesó el costado del Salvador y más nociva que aquella corona de espinas (San BERNARDO).
32. Poco importa ser juzgados de los hombres, sobre todo de aquéllos que juzgan una cosa antes de conocerla (San FRANCISCO JAVIER).
33. No murmuren ni difamen a otros, porque los murmuradores y difamadores son odiosos para Dios (San FRANCISCO DE ASÍS).
34. No difamar o murmurar; porque si descubro pecado mortal que no sea público, peco mortalmente; si venial, venialmente (San IGNACIO DE LOYOLA).
35. Dadme vuestra gracia, Señor mío, para abstenerme de vanas conversaciones (Santo TOMÁS MORO).
36. El murmurador hace de ordinario tres homicidios con sólo una estocada de su lengua, dando muerte espiritual a su alma y a la de quien le escucha, y muerte civil a la persona de quien murmura (San FRANCISCO DE SALES).
37. También es murmuración, y peor aún, el interpretar mal las acciones virtuosas o decir que han sido hechas con mala intención (San JUAN BOSCO).
38. Mediante la lengua expresa el alma la enfermedad que padece (San ANTONIO ABAD).
39. Cuando uno habla, no está lejos de hacer lo que dice (San JERÓNIMO).
40. Quien murmura hace ver a las claras que no tiene amor (San BERNARDO).
41. La boca de quienes no saben hablar más que porquerías es como sepulcro lleno de cadáveres en putrefacción (San JUAN CRISÓSTOMO).
42. Guarda tu lengua y harás gran hacienda para tu conciencia. Y si murmuraste, confiésalo y remédialo con el consejo del sabio confesor. No lo hagas más, por amor de Dios (San JUAN DE ÁVILA).
43. El Espíritu Santo enseña a la lengua a purificarse (San ANTONIO ABAD).
44. El dedicarse a la murmuración o el oír a los murmuradores son cosas tan detestables que no sé decir cuál de las dos es peor (San BERNARDO).
45. Los deslenguados deshonestos tendrán que dar cuentas a Dios y recibirán castigo de cuantos pecados cometan los que les oyen (San ALFONSO Mª LIGORIO).
46. No te entremetas en cosas ajenas, ni aun las pases por tu memoria, porque quizás no podrás cumplir tú con tu tarea (San JUAN DE LA CRUZ).
47. Los murmuradores no conseguirán el Reino de Dios. La lengua que ha confesado a Cristo debe conservarse pura en su honor (San CIPRIANO).
48. Da a cada uno la honra que se le debe (San JUAN DE ÁVILA).
49. Huid de toda conversación que pueda redundar en descrédito de alguien (San JUAN BOSCO).
50. De lengua en lengua se pierde la fama del prójimo (San JUAN DE ÁVILA).
51. El murmurador oculto es zorra maligna, y no menos lo es el adulador lisonjero; por ello, el hombre sabio procura librarse de ambos (San BERNARDO).
52. Tal vez crean que la murmuración es un pecado de poca monta, pero no lo juzgaba así Aquél que manda evitarla ante todo y sobre todo (San BERNARDO).
53. Del ausente no murmures; y si murmurando estás, calla, pues a Dios ofendes, y si no, de aquí te irás. Escuchar faltas ajenas o contar las que tú sabes, oficio es de barrendero de las basuras morales. Pues cristiana obligación es de tu hermano encubrir las faltas que de él supieres si al cielo quieres subir. Para en ello no faltar, jamás dirás del ausente palabras que le ofendieran si aquí estuviera presente (San AGUSTÍN).

reflexión

Invoca al Espíritu Santo
Lee en silencio y medita todas las citas
Frase elegida número:    ¿Por qué?
¿A quienes suelo criticar? ¿Qué amigos tengo que siempre murmuran? ¿Por qué soy cómplice de ellos? ¿Estoy atado al qué dirán de mí? ¿Por qué no hablo lo bueno de los demás?
Medita la cita 6. El compromiso concreto que hoy hago es:
Finalizar con oración de petición y acción de gracias al Señor.