REFORMA PROTESTANTE

 

En su 500 aniversario de existencia,

que inició Lutero en el Palacio de Wittenberg

 


Francisco I en la Catedral de Lund, en el V Centenenario de la Reforma protestante

Madrid, 31 octubre 2016
Manuel Arnaldos, historiador de Mercabá

            El 31 octubre 1517 publicaba Lutero su Disputatio pro Declaratione virtutis Indulgentiarum, panfleto anti-indulgencias clavado en la puerta de la Iglesia del Palacio de Wittenberg, y sede del príncipe sajón Federico III.

            Federico III de Sajonia fue uno de los principales aliados de Lutero. Por eso dejó de ofrecer 5.000 reliquias a Roma para aumentar la bolsa de las indulgencias (en 1510)... y ofreció a Lutero más de 19.000 (en 1520, para que seguir haciendo ellos lo mismo). Pues la nueva causa protestante tenía que cortar el chollo de las indulgencias.

            Fue el inicio de la Reforma protestante, iniciada religiosamente por Lutero contra Roma, y secundada económicamente por los príncipes alemanes.

a) Roma de 1517

            Tras el Cisma de Avignon, del s. XIV, la curia del Vaticano había empezado a convertirse en una curia nepótica[1], como nueva fuente de poder. A lo que había que añadir la pérdida de autoridad papal, muy debilitada por:

-el abuso de los anatemas, contra todo lo que respiraba a Avignon,
-el recurso al conciliarismo[2], como forma de demostrar que él no estaba solo.

            A esto había que añadir que:

-el episcopado se decantaba más por su gobierno civil que por su labor pastoral,
-el clero carecía de una alta formación, y estaba muy apegado a las familias nobles,
-los laicos habían empezado a desarrollar labores catequéticas[3].

            Había, pues, en la Roma de 1517, una gran carencia de reformas:

-vaticanas, a nivel de costumbres y de estructuras organizativas[4],
-administrativas, por el desafío que ofrecían los príncipes alemanes[5] y sus conveniencias[6],
-diplomáticas, exigidas por las nuevos movimientos internacionales[7],
-económicas, ante el excesivo centralismo fiscal de la curia romana,
-jerárquicas, frente a las quejas de desigualdades y lucha de clases[8],
-episcopales, frente a los Gravamina nationis Germanicae[9],
-eclesiales, exigidas por las órdenes observantes y mendicantes[10],
-culturales, frente al nuevo giro dado por los humanistas[11].

a.1) Nuevas espiritualidades al margen de Roma

            Vinieron provocadas por las nuevas teologías surgidas al margen de Roma, tales como:

-el biblicismo[12],
-las disputas entre escuelas teológicas[13],
-la filosofía nominalista[14],
-el nominalismo espiritual[15].

            Lo que llevó a la instalación de nuevos misticismos, que influyeron a la hora de:

-negar valor a las mediaciones[16],
-contraponer el espíritu a la carne[17],
-someterse a la voluntad divina[18].

            Así como a nuevos evangelismos[19], que inculcaban:

-la vuelta a las fuentes, como única forma de renovación
-la religión interior,
a forma de devotio moderna[20],
-el desprecio por las cosas exteriores,
a forma de piedad meramente interior[21].

            Esto llevó a la búsqueda de nuevas doctrinas consoladoras, que se expandieron rápidamente:

-ante el drama de que todo era pecado, y el hombre un ser empecatado,
-al haberse desbordado la obsesión por el demonio y la brujería[22],
-mediante la confianza en Dios, y en que El quería salvar al hombre pecador.

b) Alemania de 1517

            Alemania gozaba desde su nacimiento en el s. X de una monarquía electiva, teniendo que salir su rey-emperador del voto mayoritario de 7 electores, todos príncipes de:

-Sajonia, Palatinado, Brandemburgo, príncipes laicos[23],
-Bohemia, príncipe laico pero bajo la órbita del papa,
-Colonia, Maguncia y Tréveris, príncipes arzobispos[24].

            Con la llegada de Maximiliano I de Habsburgo (1493-1519), el Imperio alemán pasó a controlar:

-Austria[25] y Eslovenia, por herencia familiar,
-Borgoña
[26], por su mujer María de Borgoña,
-Países Bajos, Franco Condado suizo
[27] y Alta Alsacia[28].

            Pero pronto acabaría la paz, y comenzaría la revuelta luterana. En efecto, y como única zona que no había vivido una Reforma humanística[29], Alemania tuvo que tragarse, sin freno cultural alguno, la fulgurante llegada de Lutero en 1516, que puso patas arriba Alemania y desde ahí se extendió al centro-norte europeo.

b.1) Renovación mental alemana

            Fue grandiosa en cultura, religión, exploraciones, conquistas… De hecho, ante la curia romana totalmente paganizada, el pueblo alemán lo único que había exigido a Roma había sido una regeneración espiritual, pasando por:

-una mayor durabilidad en el cargo de todos los candidatos,
-una mayor independencia respecto a las hegemonías y tendencias temporales.

            Tras esta causa espiritual, la renovación mental alemana tuvo 4 efectos espirituales:

            1º la devoción popular. Que tuvo un frente laico en Italia[30] y Holanda[31], a forma de insertar una regeneración social en los estados confesionales. Lo que haría que Francia, España, Italia… estuviesen impermeabilizadas al luteranismo, cuando éste llegó.

            2º la renovación de órdenes observantes. Que se habían renovado humanísticamente[32], frente a las órdenes conventuales que no lo habían hecho[33], y que poco a poco:

-se fueron imponiendo en el campo religioso,
-habían ido expulsando a todo monje no vocacionado,
-provocaron el refugio en Alemania de todos los expulsados de la Europa observante
[34].

            3º las nuevas congregaciones existentes. Que empezaron a sumarse a la renovación observante, regenerando a los miembros eclesiales[35] y movilizando espiritualmente a las élites intelectuales[36].

            4º la elección de los obispos. En la cual se empezó a luchar en la Iglesia alemana:

-contra el nepotismo, o favoritismo en los cargos,
-a favor de la intelectualidad y espiritualidad de los candidatos,
-en torno a la residencia en sus diócesis, de los candidatos electos
[37].

c) Lutero

            Nervioso, sensible, inteligente y comunicativo, Martin Lutero (Eisleben 1483-Eisleben 1546) fue hijo de minero, e hizo estudios de derecho civil con la idea de escalar posiciones en servicio al señor feudal. De siempre fue propenso a los enfados, y supo llegar muy bien a la gente.

            Su vocación sacerdotal fue un error, y parece que estuvo motivada por una promesa que hizo a Dios en medio de una tormenta. Ingresado en los Padres Agustinos, visitó Roma y salió de allí consternado.

            De base filosófica nominalista, rechazó a Aristóteles y al resto de escuelas escolásticas. De San Agustín cogerá la idea de “naturaleza caída”[38] y de que todo hombre era “un Adán pecador”[39]. Para él, en su Theologia Gloriae, la razón era incapaz de llegar a Dios por sus fuerzas[40].

            Lutero partió teológicamente de la “justicia” divina, de que Dios justo castiga al pecador. A partir de ahí, la solución a no ser castigado había de venir, únicamente, según lo que había dicho San Pablo: “el justo vivirá por su fe”. Es decir, únicamente por un don de Dios, el hombre podía salvarse[41].

            A nivel moral, fundamental fue en Lutero su experiencia de la torre, aunque hoy se ignora tanto si fue un lugar físico[42] o en qué momento ocurrió[43].

            Por último, su pensamiento quedó articulado en 3 puntos:

-Dios realiza la salvación, y todo depende de la voluntad divina;
-el hombre no tiene ninguna capacidad para responder a la salvación, pues nadie puede pagar la deuda de su rescate;
-la única justificación posible puede venir por la fe.

            Su nueva doctrina había de ser tratada, según él mismo decía, en parte católica y en parte no[44].

d) Ruptura de Lutero con Roma

            Fue calamitosa para Alemania[45], y tuvo su 1ª causa en una Roma totalmente paganizada, ejerciendo más las tareas civiles que las espirituales.

            Pero en contra de lo que hizo inicialmente el resto de Alemania, Lutero no pidió a Roma una regeneración espiritual, sino que empezó a atacar sus bases teóricas[46], sin mover un dedo por cambiar la situación.

            Absorbido de lleno por su crítica a la Iglesia, en 1520 Lutero buscó entonces respuestas personales para el asunto de la salvación[47]. Y encontró los apoyos civiles para llevarla a cabo, por medio de:

-Juan Federico de Sajonia, principal noble que aupó y divulgó su reforma “eclesial”,
-Felipe de Hesse, fundador de la Liga de Esmalcalda-1531 y plasmador de la fe luterana.

d.1) Cuestión de las indulgencias

            Fue la causa próxima de la ruptura protestante[48], y surgió tras la decisión del papa León X de reconstruir y financiar la Basílica de San Pedro, eximiendo de ello a los principados alemanes.

            En ese contexto, el príncipe-obispo Alberto de Brandenburgo reclamó para sí la sede de Maguncia[49], y pidió un préstamo para ello a los banqueros alemanes.

            Pero no se le ocurrió otra cosa al príncipe Alberto, para ir pagando poco a poco a los banqueros, que proclamar (y cobrar) unas indulgencias populares, encomendando al dominico Tetzel su predicación.

            Llegada a los oídos de Lutero esta predicación de indulgencias, empezó a remover y criticar su pago, desafiando a Tetzel a un debate público. Decide escribir Lutero 95 tesis[50], encomendarlas a sus seguidores, y empezar a divulgarlas a plena luz, mostrando la posición luterana al respecto.

d.2) Respuesta de Roma a Lutero

            Los dominicos fueron los primeros en responder a Lutero, pues eran los encargados de predicar las indulgencias eclesiales. El argumento dominico fue uno solo: la infalibilidad papal, el papa no se puede equivocar.

            Lutero respondió a los dominicos con 2 argumentos[51]:

-los hechos inapropiados del papa,
-las equivocaciones de muchos concilios.

            Reunidos en la Dieta de Augsburgo, los príncipes alemanes intentaron hacer que Lutero se retractara. Ante su negativa, el cardenal Cayetano, delegado papal en Alemania, decidió enfrentarse verbalmente a Lutero, pero sólo consiguió que Lutero reafirmase la superioridad de los concilios sobre el papa.

            Cayetano pidió entonces a Alemania que apresara Lutero y lo trasladara a Roma, aunque a lo largo del traslado, y con alguna que otra ayuda, Lutero logró escapar.

            Llegado el asunto a oídos de Roma, León X condenó las 95 tesis de Lutero, las puso en el Indice de libros prohibidos, y exigió a los príncipes alemanes que también las condenasen. Pero al enterarse de que Lutero había conseguido escapar, el papa decidió:

-no condenar a Lutero[52],
-reafirmar solamente la doctrina de las indulgencias.

d.3) Escritos de 1520 de Lutero

            Recogieron el pensamiento ya unificado de Lutero, y conformaron los 4 pilares de la Iglesia protestante, en torno a:

            -el papado de Roma, Iglesia carnal y contrapuesta a la Iglesia espiritual pedida por Cristo. Luego el papa (usurpador corrompido de la falsa Iglesia) vendría a ser el Anticristo, y la verdadera Iglesia la que pivota la verdad no sobre una sola persona, sino sobre todos sus miembros;

            -la Reforma alemana, que venía a justificar el apoyo que estaba recibiendo Lutero en Alemania, y que el reformador confirmó como la verdadera y necesaria para la Cristiandad. Aquí es cuando Lutero:

-niega el orden sacerdotal[53],
-consolida el libre examen de la Escritura[54],
-impone el poder temporal sobre el espiritual[55];

            -la Iglesia cautiva de Babilonia, donde se afirma que la Iglesia estaba en poder del pecado, y se defiende la doctrina de los 3 sacramentos:

-el Bautismo, que no quita el pecado original,
-la Cena, que no incluye la trans-sustanciación,
-la Penitencia, que no perdona los pecados;

            -la libertad cristiana, donde se afirma que el cristiano es libre de todo[56]. Pues las obras no hacen al hombre bueno, sino que es el hombre bueno el que hace que las obras sean buenas[57].

d.4) Excomunión de Lutero

            En un principio, el papa León X se había limitado a poner los escritos de Lutero en el Indice de libros prohibidos[58].

            En la Dieta de Worms-1521[59], fue el mismo emperador Carlos I de España el que decidió condenar a Lutero[60], tras haberle hecho comparecer, y haber éste reiterado[61]:

-que era el autor de los libros condenados,
-que seguía apelando a la “sola Scriptura”, y no ya ni a los concilios,
-que no se retractaba de nada, pues su conciencia “era prisionera de la palabra de Dios”.

d.5) Crecimiento del Protestantismo

            Creció rápidamente por:

-la universalización que hizo de la Biblia,
-las traducciones que hizo al alemán de todo lo bíblico,
-la expresividad con que explicó el mensaje bíblico, con muchas imágenes,
-la purificación litúrgica que llevó a cabo,
-el intimismo que predicó, según la devotio moderna,
-la apertura que hizo de la teología a los seglares, y a sus opiniones como válidas,
-los 2 catecismos que publicó en 1519, y que llegaron al pueblo,
-el permiso a casarse que concedió a los sacerdotes, y negación de los votos religiosos[62],
-la entrega que hizo de la gestión eclesial a los príncipes y seglares,
-la donación que hizo de los bienes eclesiales a las clases inferiores.

e) Batallas católicos-protestantes

            La Reforma de Lutero había creado tensiones irreversibles en Alemania, provocando:

-dos revueltas consecutivas, la de campesinos y la de caballeros,
-dos ligas enfrentadas, la católica y la de Esmalcalda.

            La Revuelta de Campesinos fue gestada en Münster y su teocracia comunitaria, cuando los campesinos anabaptistas comenzaron a reivindicar sus derechos a interpretar la Escritura a su manera (en este caso de no sometimiento al poder civil). Lutero, en su Carta a los príncipes luteranos, pidió aplastar la revuelta, y así sucedió.

            La Revuelta de Caballeros fue gestada por la pequeña nobleza alemana, que comenzó a reivindicar el viejo orden social medieval[63], para no perder ellos sus privilegios. Reivindicaron quedarse ellos con los monasterios, en base a la secularización total que Lutero había predicado, y provocaron el caos total.

            La Liga Católica surgió en Baviera y Prusia, como núcleos duros católicos, y con el apoyo de la familia de los Wittelsbach. Reclamó apoyo al emperador Carlos I de España (y V de Alemania), y al él apoyaron en sus campañas.

            La Liga de Esmalcalda surgió en Turingia, como núcleo duro protestante, y con el apoyo de Felipe de Hesse, Juan Federico de Sajonia y Alberto de Brandemburgo. Fue imponiendo por la fuerza los principios luteranos, con ciertos apoyos católicos[64] y las dudas de alguno de los luteranos[65].

            Ante estos acontecimientos, el emperador europeo Carlos I de España (1519-1556) empezó a tomar cartas en el asunto, como emperador de todos los europeos que era[66]. Y propuso el diálogo, en 1521, como 1ª medida imperial[67]. Pero Lutero no había querido dialogar[68]. Y ante la entrada del ducado de Sajonia como motor protestante, el emperador Carlos I:

-dio por rotas las negociaciones con los protestantes,
-pasó al aparato bélico, ante la amenaza de desunión imperial.

            En líneas generales, y tras la Declaración de Hostilidades-1531, las batallas se sucedieron consecutivamente[69], casi siempre con victorias católicas, hasta la Batalla de Mülhberg-1547, donde Carlos I apresa a todos los cabecillas protestantes. Se daba por zanjado el problema militar[70], pero no el religioso[71]. Hasta la Paz de Augsburgo-1555, en que Carlos I se da cuenta que se multiplicaban los frentes y escaseaban los recursos, y el Imperio católico y la Reforma luterana firmaron el “cuius regio, eius religio”[72], con exclusión de todo lo demás[73].

e.1) Dieta de Augsburgo

            Fue originada por la Liga de Cognac-1526 entre el papa Clemente VII y Francisco I de Francia contra Carlos I de España, en torno a la formación de las nuevas iglesias. Tras este pacto, Carlos I entró en Roma y la saqueó, haciendo que el papa se refugiara en Saint Angelo hasta que no le reconociese como emperador.

            Tras esta victoria de Carlos I ante el papado, y ante la ola creciente de príncipes que iban decantándose por la reforma luterana, Carlos I vino a hacer un intento de imponer el catolicismo a toda Europa, haciendo imponer a los príncipes luteranos la Dieta de Worms-1521.

            Fue la causa de la Dieta de Spira-1529, donde el emperador Carlos I:

-aplica la Dieta de Worms-1521 a todos los países católicos,
-prohíbe el protestantismo,
-tolera el protestantismo sólo donde ya se ha implantado,
-hace que se respete este edicto en los países de minoría católica.

            En el transcurso de uno de los dictados de Spira, los príncipes luteranos se levantaron a “protestar” contra Carlos I[74], subiendo el volumen de las críticas e invitando al emperador a una nueva dieta más reflexiva y dialogada.

            En una nueva dieta, la Dieta de Augsburgo-1530, se buscó por ambas partes un intento de reconciliación. Los teólogos participantes fueron:

-Melanchton, que propuso una confesión de fe o credo protestante[75], con la idea de reconciliarse con el credo de la Iglesia[76],
-los teólogos de Carlos I, que examinaron y rechazaron la “confesión” protestante.

            Ante el rechazo de los católicos, Melancthon estuvo a punto de hacer concesiones y volver al catolicismo, pero fue cortado bruscamente con una intervención de Lutero, que se negó y volvió atrás todo tipo de concesión.

            La reacción de Carlos I fue fulminante, decidiendo:

-que todos tenían que volver a la fe católica,
-que quedaba prorrogada la Dieta de Worms-1521, condenatoria de Lutero,
-que se devolvía a la Iglesia todos los bienes expropiados por los príncipes protestantes.

            Fue el inicio del conflicto armado, que alcanzó a toda Europa, y en el que quedaron polarizados:

-la Liga de Esmalcalda-1531, integrada por los príncipes protestantes, que declaró la guerra a Carlos I y propuso los principios más duros del protestantismo[77],
-los aliados de Carlos I, que irán frenando tanto el protestantismo como el avance de los turcos[78].

            En la momentánea Paz de Nuremberg-1532, los protestantes frenaron sus hostilidades para ofrecer su ayuda al emperador[79] en su lucha contra los turcos, hasta que fue recuperada totalmente Viena.

e.2) Batallas tras la Dieta de Augsburgo

            Tras la recuperación de Viena, los protestantes volvieron a la lucha armada contra el emperador Carlos I, enardecidos por Lutero y con los Artículos de Esmalcalda por delante.

            Carlos I de España, por su parte, fue sumando alianzas[80] y victorias[81], tras lo cual ofreció a los protestantes un Interim o propuesta de consenso teológico, que no hizo sino:

-echar una mano a los protestantes, cuando pudo haber acabado con ellos,
-descontentar a la Iglesia.

            En este compás, algunas alianzas de Carlos I se vinieron abajo[82], con visto bueno de Francisco I de Francia a la liga protestante. La guerra pasó a ser total, con división definitiva de:

-los territorios alemanes de Carlos I, que pasarán a su hermano Fernando I de Viena,
-los territorios hispanos de Carlos I, que pasarán a su hijo Felipe II de España.

            En la Paz de Augsburgo-1555[83], de Fernando I de Austria con los protestantes, se decidió llegar al pacto del “cuius regio, eius religio”. Pacto que se mantendría en pie hasta 1618, en que las hostilidades católicos-protestantes volvieron a ser reanudadas en la conocida Guerra de los 30 años-1618[84], hasta la definitiva Paz de Westfalia-1648.

f) Respuesta de Trento a Lutero

            Lutero había apelado reiteradamente en la Dieta de Worms a la celebración de un concilio:

-para informar al papa de lo que estaba haciendo[85],
-para esquivar la autoridad papal[86],
-a su imagen y semejanza, es decir: libre[87], cristiano[88] y alemán[89].

            Los papas también habían ido dando pasos en respuesta a la reforma luterana:

-León X (1513-1521) ya había condenado las tesis de Lutero, aún sin ser consciente de la trascendencia de esta condena,
-Adriano VI (1521-1523), confesor de Carlos I de España y gran intelectual, había aprovechado el desafío de Lutero para poner en marcha la Contrarreforma católica,
-Clemente VII (1523-1534), más político que pastor, se había negado al Concilio, ante los peligros conciliaristas y políticos[90],
-Pablo III (1534-1549), finalmente, no va a decir que no al Concilio, tras:

-haber preparado muy buenos cardenales, a nivel teológico,
-haber aprobado a las nuevas órdenes contra-reformistas[91],
-haber reorganizado la Inquisición romana, sin el influjo real y más teológica.

            Carlos I de España, por su parte, siempre había mantenido su ideal de Imperio cristiano, su idea de Christianitas, y su lema de “pax inter christianus et bellum contra infideles”, siendo los infieles los turcos y las herejías[92]. El papa y el emperador, según Carlos I, debían ser los dos encargados de afrontar el Concilio, con el objetivo de forjar la unidad espiritual. Según él, debía ser indispensable en este Concilio:

-la cuestión de alianzas matrimoniales,
-la profundización en la reforma eclesial,
-el diálogo entre católicos y protestantes.

f.1) Convocatoria del Concilio

            Fue convocado por 1ª vez por Pablo III en 1545 para celebrar en la ciudad de Mantua, por si había que refugiarse en Bolonia durante las etapas de la guerra[93]. No obstante, se optó finalmente por Trento, al ofrecer esta ciudad:

-estar bajo dominio del emperador,
-ser accesible a los protestantes, y a su presencia en el Concilio.

            Fue convocado por 2ª vez por Julio II en 1551, con la valentía de reabrir el Concilio ante las desconfianzas que ofrecía el nuevo Felipe II de España.

            Fue convocado por 3ª vez por Pio IV en 1562, cuando Felipe II de España ya había decidido ponerse al servicio papal, y apoyar todas las empresas conciliares.

f.2) I periodo del Concilio

            De 1545 a 1547. No fue dirigido directamente contra Lutero, aunque sí que tuvo en cuenta su Reforma en torno a la Escritura. Trento habló de 2 fuentes de revelación:

-la Escritura, según la Vulgata de San Jerónimo[94] y explicación de los Santos Padres,
-la Tradición, considerándose ésta, en su caso oral, como anterior a la misma Escritura.

            En cuanto a la doctrina del pecado original, Trento:

-distinguió entre el pecado original:

        -originado, el de Adán,
       
-originante, con el que nacemos[95].

-confirmó la concupiscencia, como:

        -algo distinto al pecado original originante,
        -consecuencia del pecado original, que nos inclina al mal.

-definió el bautismo, como:

        -borrador del pecado original,
        -no borrador de la concupiscencia, lo que abre a la libertad.

            En cuanto a la justificación, Trento explicó:

-la justificación del infiel[96],
-la justificación del pecador[97],
-la capacidad en todos de conversión y redención.

            En cuanto al debate disciplinar, Trento abrió el tema de:

-la residencia[98],
-el modelo del obispo[99],
-la vida del sacerdote[100].

            En 1547 el Concilio fue suspendido debido a las guerras interminables de Carlos I de España contra los protestantes, trasladándose sus trabajos a Bolonia por espacio de un año[101].

f.3) II periodo del Concilio

            De 1551 a 1552. Vino marcado por la elección del papa Julio III[102], favorable al emperador y favorable al Concilio.

            Sobre la eucaristía, Trento definió:

-la presencia real de Cristo,
-la trans-sustanciación,
-la correcta preparación y devoción eucarística.

            Sobre la penitencia, Trento definió:

-el perdón de los pecados,
-las 5 condiciones para su recepción[103],
-la distinción entre contrición[104] y atrición[105].

            Sobre la extrema-unción, Trento definió:

-el perdón de los pecados de la vida,
-la mejoría del enfermo, si conviene a Dios.

            En cuanto a decretos disciplinares, se aprobaron cánones sobre:

-la autoridad del obispo, de poder divino y no sólo humano,
-las costumbres del clero, sobre el celibato,
-los cargos eclesiásticos, en cuanto a la elección de los más dignos.

            Fue en este momento cuando los protestantes irrumpieron en el Concilio, haciendo una triple propuesta:

-suspender los decretos sobre la justificación,
-renovar los decretos del viejo Concilio de Constanza[106],
-romper los teólogos el juramento de fidelidad al papa[107].

            En 1552, y con la declaración de guerra hecha por Mauricio de Sajonia y la Liga de Esmalcalda al emperador Carlos I de España, Trento fue suspendido por un espacio de 10 años, por decisión personal del nuevo papa Pablo IV[108].

f.4) III periodo del Concilio

            De 1562 a 1563. Fue convocado y abierto por el papa Pío IV, con la ayuda de Fernando I de Austria. Se invitó a todos los obispos en activo, y se encargó la dirección de los trabajos a Carlos Borromeo, cardenal-arzobispo de Milán.

            En Trento III se concretaron medidas ya tomadas ligeramente en las otras sesiones, como:

-el derecho divino de residencia, por el hecho de ser obispo,
-el derecho tradicional de residencia, como norma disciplinar eclesial,
-la obligatoriedad de las visitas pastorales,
-la renovación de las órdenes femeninas[109],
-la erección de seminarios propios, aún adyacentes a la universidad[110],
-la publicación del Misal de Pío V, Breviario[111] y Catecismo Romano,
-la pena de pecado mortal para la lectura de libros del Indice[112],
-la comunión bajo las 2 especies a laicos, en casos especiales,
-el carácter incruento del sacrificio eucarístico de Cristo,
-la indisolubilidad del matrimonio,
-la asunción del purgatorio como nuclear en la doctrina católica,
-la validez absoluta de la intercesión de los santos.

            Trento III, clausurado de forma solemne y por unanimidad por los padres conciliares, supuso un tiempo de gigantesco crecimiento y esplendor eclesial, en todos los sentidos culturales, religiosos y sociales, en todos los países católicos y en los nuevos mundos que se iban descubriendo.

g) Apéndice: Carta de Erasmo de Rotterdam a su amigo Lutero

    “Habré logrado la mitad de lo que me propuse en este libro si consigo persuadir de que acerca de estas cosas no es preciso disputar hasta los menores detalles, mucho menos ante el vulgo, pues no es necesario argumentar para que la verdad resplandezca, la cual acaso brotará de la comparación (de los textos) de las Escrituras como el fuego del frotamiento del pedernal. Ante todo, no se puede negar que hay muchos lugares en las Sagradas Escrituras donde abiertamente se afirma la libertad del arbitrio humano, pero que también existen algunos que parecen excluirla por completo. Mas es claro que la Escritura no puede contradecirse a sí misma, ya que toda ella proviene del mismo espíritu. Examinaremos en primer lugar, por tanto, aquellos lugares que confirman nuestra opinión, y luego procuraremos desvirtuar aquellos otros que parecen sostener lo contrario. Entendemos aquí por libre arbitrio la capacidad de la voluntad humana por la que el hombre puede inclinarse hacia lo que conduce a la salvación eterna, o bien apartarse de ello” (El libre arbitrio, I b 10).

 

    “Me referiré ahora a la fórmula de la mentalidad cristiana que tú (Lutero) denuncias como peor que pagana o judía, pero que, como he dicho, no propongo para personas como tú sino para los laicos que no son sino (simples) cristianos. Digo que sostener esto es suficiente para la piedad cristiana, y que no hay que inmiscuirse con curiosidad impía en aquellas cuestiones engorrosas, por no decir superfluas, de si Dios conoce de antemano lo contingente”. Entre tú y yo no hay desacuerdo, excepto en que yo hago de nuestra voluntad una cooperadora de la gracia de Dios, en tanto que tú la concibes completamente pasiva”  (Hyperaspistes, I).

g.1) Contexto de la Carta

            Se trata del escrito hecho por Erasmo a Lutero desde su residencia de Basilea, como conjunto de ideas propias que Erasmo trata de defender (en su Sobre el libre albedrío-1524), y de ajenas que Erasmo trata de refutar a Lutero (en su Hyperaspistes-1526-27), a forma de resumen de lo que Erasmo estaba viendo con el devenir del fenómeno protestante alemán.

            Fenómeno protestante que ya había tenido su causa remota en las indulgencias publicadas por Alberto de Brandemburgo para hacerse con su sede de Maguncia[113], y su causa inmediata en la encomienda de su publicación popular al dominico Tetzel[114].

            En efecto, Erasmo (1467-1536) fue humanista holandés que abrió todas las ramas del pensamiento al espíritu reformista y moderno. Luchó por una sociedad humanizada, fruto de una reforma profunda y pacífica, tanto en lo eclesial como civil.

           

            Se había rodeado de los más ilustres humanistas de la época, desde Tomás Moro y su atrevida Utopía[115], hasta Juan Colet, Vicens Vives y Aldo Manucio[116]. De su viaje a Roma y doctorado en la Universidad de Turín conoció de primera mano las reacciones al movimiento reformista luterano, no dudando en responder en pro de una libertad que Lutero negaba a la naturaleza humana.

           

            Establecido en Basilea en 1521 aconsejó a Carlos I en sus asuntos imperiales y se dedicó a perfeccionar las numerosas obras latinas que tenía entre manos: Adagios-1500, Elogio de la locura-1511, Manual del caballero cristiano, Doctrina del príncipe cristiano, Coloquios-1518, El Ciceroniano-1527, Sobre la pureza de la Iglesia cristiana-1536. A Lutero dedicó Sobre el libre albedrío[117] y Contra el siervo arbitrio[118].

            Y es que Lutero (1483-1546) había visitado a Erasmo, y le había comentado lo consternado que había salido de su visita a Roma. Por lo que había caído en la cuenta de que:

-toda naturaleza humana estaba caída[119],
-todo hombre era un Adán pecador
[120].

Para él, la razón era incapaz de llegar a Dios por sus fuerzas. Luego al hombre no le quedaba más remedio que confiar en la justicia divina, y en no ser castigado por su fe. Es decir, únicamente por un don de Dios, el hombre podía salvarse[121]. Se puede decir que su pensamiento había quedado articulado en 3 puntos:

-Dios realiza la salvación, y todo depende de la voluntad divina,
-el hombre no tiene ninguna capacidad para responder a la salvación, pues nadie puede pagar la deuda de su rescate,
-la única justificación posible puede venir por la fe.

g.2) Contenido de la Carta

 

            En diversos momentos, Lutero había pedido a Erasmo abandonar el catolicismo y unirse al bando protestante. Pero Erasmo siempre había respondido:

 

-con comprensión, respeto y simpatía hacia la causa reformista,
-negándose a cualquier compromiso con actitudes partidista.

 

            Y es que el holandés siempre había luchado por:

 

-cambiar el abuso que los católicos hacían de las ideas, pero no las ideas mismas,
-una reforma completa, pero sin recurrir a cambios doctrinales.

 

            En sus dos obras dedicadas a Lutero (las comentadas a continuación), Erasmo reconoce y ataca las exageraciones de Lutero acerca de la libertad humana. Pero, con el ansia de verdad científica que guiaba su obra, poco después analiza los argumentos contrarios de los católicos y termina concluyendo que ambas posturas contienen partes de verdad. Analicemos, pues, algunas de las aportaciones positivas de Erasmo.

 

g.3) Análisis de la Carta

 

            Analizando alguna de las aportaciones positivas de Erasmo, en su Sobre el libre albedrío y Contra el siervo arbitrio, podemos subrayar que:

 

g.3.1) “No es preciso disputar hasta los menores detalles”

 

            Pues las circunstancias (y si éstas son además menores) rara vez modifican el objeto y sujeto de lo que ya ha acontecido. Aludiendo a la receta del de ambos fundador, San Agustín de Cartago, de que hubiera “en lo dudoso libertad, en lo necesario unidad, y en todo caridad”.

 

g.3.2) “La verdad brotará de la comparación de las Escrituras”

 

            No de la literalidad, pues hay textos en una dirección y textos en la contraria. Eso sí, todos con un mismo espíritu. Es la cuestión de la Inspiración en la revelación de los autores sagrados, cualesquiera que fuesen sus contextos sociales y pretensiones políticas. Erasmo alude, pues, a la tradición, como elemento sine quanum no se pueden entender las Escrituras reveladas.

 

            Y es que Lutero, influido por el movimiento evangelista[122], había recibido de él:

-la religión interior,
-el desprecio por las cosas exteriores,
-la renovación espiritual,
-la vuelta a las fuentes.

            Hasta que decide consolidar por su cuenta el libre examen de la Escritura[123].

            En ese sentido, y para corregir a Lutero, Trento hablará más tarde de las dos fuentes de revelación:

-la Escritura, según la Vulgata de San Jerónimo[124] y explicación de los Santos Padres,
-la Tradición, considerándose ésta, en su caso oral, como anterior a la misma Escritura.

g.3.3) “Libre arbitrio como capacidad para inclinarse a la salvación, o apartarse de ella”

 

            Con cierto acercamiento de Erasmo a Lutero, que defendía que:

-el cristiano es libre de todo, al ver justificado su pecado por la fe,
-las obras no hacen al hombre bueno, sino que es el hombre bueno el que hace que las obras sean buenas. Aunque sus obras sean perversas, pues está ya justificado.

 

g.3.4)  “Mentalidad cristiana que tú denuncias como peor que pagana o judía”

 

            Pues ya en sus escritos de 1520, Lutero había conformado los 4 pilares de la reforma protestante, donde dos de ellos hacían referencia a:

-el papado de Roma, carnal y contrapuesto a la Iglesia espiritual pedida por Cristo. Luego el papa es un usurpador corrompido de la falsa Iglesia, y vendría a ser el Anticristo,
-la Iglesia cautiva de Babilonia, donde se afirmaba que la Iglesia está en poder del pecado, y por ende sólo puede administrar sanamente 3 sacramentos:

-el Bautismo, que no quita el pecado original,
-la Cena, que no incluye la trans-sustanciación,
-la Penitencia, que no perdona los pecados.

g.3.5) “No para personas como tú y yo, sino para los laicos, simples cristianos”

            En relación a los escritos de Lutero de 1520, donde el germano había hecho referencia a:

-el papado de Roma, donde la verdadera Iglesia es la que pivota la verdad no sobre una sola persona, sino sobre todos sus miembros,
-la Reforma alemana, que venía a justificar el apoyo que estaba recibiendo Lutero en Alemania, y en la que el reformador:

-niega el orden sacerdotal[125],
-impone el poder temporal sobre el espiritual
[126].

g.3.6) “Acudiendo al remedio de la penitencia

 

            Erasmo afirma que es verdad que el hombre nace atado al pecado, pero que también dispone de las formas adecuadas para desatarse. La forma adecuada de pedírselo la ofrece solamente la Iglesia Católica, y depende del pecador saberlos aprovechar.

 

            Y es que Lutero, como hará posteriormente en 3 de sus 5 puntos en su liga de Esmalcalda, ya rumiaba:

-la eliminación de la penitencia, como sacramento que perdona los pecados,
-la supresión de indulgencias, peregrinaciones y procesiones, como meritorias para eliminar purgatorio,
-la supresión de los santos y veneración de reliquias, como intercesores por nuestros pecados.

            Años más tarde, Trento definiría:

-el perdón de los pecados,
-las 5 condiciones para su recepción[127],
-la distinción entre contrición
[128] y atrición[129].  

g.3.7) “Dios, que por naturaleza es clementísimo”

 

            Adjetivo calificativo que introduce Erasmo, y en referencia al único epíteto de “justiciero” con que Lutero había definido a Dios.

 

            Años más tarde, y en relación al tema de la justificación, Trento explicó:

-la justificación del infiel[130],
-la justificación del pecador
[131].

g.3.8) “Dios no conoce de antemano lo contingente”

 

            Combatiendo el holandés la predestinación divina, a la que había desembocado Lutero. Y es que, por influencia de Juan Tauler (1300-1361) y su misticismo radical, Lutero había ido absorbiendo la idea del sometimiento a la voluntad divina:

 

-que decidirá, haga lo que haga el hombre, si se salva o no,
-que impide cambiar el curso humano de las cosas.

 

g.3.9) Nuestra voluntad es cooperadora de la gracia”

 

            Echando en cara Erasmo a Lutero la influencia que había recibido del misticismo germánico, que le había llevado por el camino de:

-negar valor a las obras[132],
-invalidar el espíritu “carnal” humano
[133].

g.3.10) Esperanza en fuerzas naturales

 

            Pues ya desde el principio, Lutero había defendido:

 

-la incapacidad humana, que no existe el libre arbitrio,
-la predestinación divina, que todo ocurre por pura necesidad.

            Para lo cual había tenido que fabricar una nueva doctrina, consoladora:

-ante el drama del hombre como ser empecatado,
-mediante la confianza en Dios, y en que El quiera salvar al hombre pecador.

            Erasmo, como otra solución que abre al agustino, le anima a la búsqueda de un cristianismo puro, pero no desesperanzado sino basado en:

-la devotio moderna[134],
-la piedad meramente interior[135].

Madrid, 31 octubre 2016
Mercabá, artículos de Cultura y Sociedad

________

[1] Término que en italiano significaba nepote-sobrino, y que fue aplicado a los curiales de Roma cuando éstos empezaron a coger la costumbre de distribuir los cargos a sus sobrinos.

[2] Que presentaba el peligro de ponerse por encima del papa, sobre todo tras su formulación en el Concilio de Constanza-1414.

[3] Tras la institución de la Doctrina Cristiana, del s. XIV.

[4] Como pedirá más tarde LUTERO, haciendo referencia a las Indulgencias.

[5] Que fuesen obispos o seculares, habían ido creando desde ENRIQUE IV DE ALEMANIA un cristianismo “germano”, sin dependencia del papa de Roma (no obstante el poder temporal del papa sobre toda Alemania). Así, LUTERO querrá crear un propio cristianismo alemán, con sus propias características.

[6] Que verán con el tiempo en LUTERO la ocasión para separarse de CARLOS I DE ESPAÑA y el papa, que todavía tenían poder sobre ellos.

[7] Como pidió CARLOS I DE ESPAÑA insistentemente al papa, aludiendo a la celebración de un magno concilio.

[8] Que fue lo que utilizará en el futuro LUTERO, sacando sutilmente los abusos romanos, y reincidiendo sobre todo en la falta de igualdad (de laicado sacerdotal, ante la Escritura, o con el Concilio como superior al papa). De hecho, esta idea de igualdad será la que, posteriormente, la Revolución de Campesinos-1525 le echará en cara a Lutero, al reprocharle que quién era él para negar las interpretaciones campesinas de la Escritura.

[9] O quejas de los obispos alemanes contra el papa, ante el absolutismo papal. Por eso triunfará en el futuro LUTERO, por su popularismo y por el apoyo de los príncipes alemanes, para desligarse del papa y del emperador CARLOS I DE ESPAÑA (al que ellos consideraban un usurpador, al ser español).

[10] Como supieron hacer a la perfección los franciscanos, carmelitas…

[11] Que habían empezado a trazar, desde ERASMO DE ROTTERDAM, una idea de Alemania. Y que en el futuro verán en LUTERO al prototipo de alemán (imagen que también trataría transmitir de Lutero el mismo BISMARCK).

[12] Que ya con ERASMO DE ROTTERDAM había vivido los primeros comentarios a la Biblia. Y que en el futuro LUTERO contrapondrá al Magisterio eclesial (mera palabra humana, para él). Pues, según recordaba Lutero, había que obedecer a Dios antes que a los hombres. Será aquí, en este biblicismo, donde la Biblia se vendrá a quedar sin la objetividad que le daba el Magisterio, y sin la vitalidad de un progreso homogéneo vital.

[13] Quedándose siempre a un nivel abstracto, sin resolver casi nunca los problemas reales.

[14] Que se negaba a seguir la Summa Teológica de SANTO TOMAS DE AQUINO, y vaciaba de contenido la metafísica, en pro de una lógica formal. Fue de aquí de donde surgieron, paradójicamente, los puritanos e iluminados.

[15] Basado en que los conceptos eran flatus vocis o palabras vacías. Esto es lo que le llevará:

-al voluntarismo divino, que lo abarca todo,
-a la libertad absoluta de Dios, que elimina la libertad humana.

[16] Tratando de llegar directamente a Dios.

[17] Por ser ésta mala, y no capaz de llegar a Dios.

[18] Por influencia de JUAN TAULER (1300-1361) y su misticismo radical.

[19] Movimiento nacido a finales del s. XV y que vino a poner en práctica una espiritualidad ya perdida, contrapuesta a la espiritualidad monástica, y basada en cenáculos y en la cotidianeidad, despreciando toda manifestación externa como el Corpus, procesiones…

[20] Nacida en el s. XIII, muy racionalista y sin afectos.

[21] Y contraria a toda superstición externa.

[22] Auténtica pesadilla para la Iglesia protestante, que perseguirá a las brujas como a parásitos sociales.

[23] Cuyos principados se harán, con el tiempo, protestantes.

[24] Cuyos principados se mantendrán, con el tiempo, católicos.

[25] Con sus Minas del Tirol, donde la familia de los FUGGER van a empezar a enriquecerse con el monopolio comercial del azufre, utilizado para metales preciosos (y tras lo cual pasarán a hacerse banqueros de CARLOS I DE ESPAÑA, con depósitos bancarios y comerciales en Almagro).

[26] De donde sacará MAXIMILIANO I DE AUSTRIA su rivalidad con Francia, en el intento de preservar el Rihn como posesión borgoñesa.

[27] De donde vino la leyenda de Guillermo Tell, personaje legendario que supuestamente lideraba la resistencia suiza contra la opresión de los HABSBURGO.

[28] Esta última conquistada ya por CARLOS I DE BORGOÑA para Borgoña, con Breisach y otras localidades anejas al Rihn.

[29] Como sí hicieron los países de Holanda (con TOMAS DE KEMPIS, ERASMO DE ROTTERDAM…), España (con los REYES CATOLICOS, el cardenal CISNEROS…), Italia (con PETRARCA, BOCACCIO…), Portugal (bajo la dinastía de los AVIS…)

[30] Con las Compañías del Divino Amor, a forma de viejos gremios que impulsaron el toque del Angelus a las 12 del mediodía, el rezo familiar del rosario…

[31] Con las Compañías de Vida Común, a forma de viejos gremios, y que impulsaron la devocio moderna y la Meditación de Cristo de TOMAS DE KEMPIS.

[32] Como fue el caso de los franciscanos, dominicos, calasanzios, carmelitas…

[33] Y que vivían ya sin el espíritu fundacional, admitiendo al convento a todo tipo de personas (como viudas de caballeros que entraban al convento con sus sirvientas y lujos) como heridos en combate, princesas que necesitaban educación...

[34] No sólo alemanes (que representaban el 10% de la vida monástica europea), sino monjes de todo tipo de lugar.

[35] Mediante la fundación de las órdenes italianas y españolas de capuchinos de fray MATEO DI BASCIO, ursulinas de fray ANGELA DE MERICI, barnabitas de SAN ANTONIO Mª ZACCARIA, teatinos de SAN CAYETANO DE THIENE, jesuitas de SAN IGNACIO DE LOYOLA…

[36] Mediante la fundación de seminarios, universidades, colegios, hospitales, orfanatos…

[37] Y es que muchos obispos del s. XV ni siquiera residían en sus diócesis, o éstas resultaban vacantes, o había demora en la elección de obispos.

[38] Confundiendo y tomando por lo mismo al pecado original que a la concupiscencia.

[39] Idea que tendrá que explicar el Concilio de Trento, al distinguir el pecado original de Adán, con el pecado original con que nacemos.

[40] Error venido del rechazar la teología tomista, que ya había explicado que la razón, como don de Dios, no daba la fe pero sí podía mostrar la existencia de Dios.

[41] Algo similar a creer que a uno le va a tocar la lotería.

[42] Existen varias hipótesis sobre la palabra torre, que vienen a concluir:

-según sus enemigos, que fue un retrete del baño (pues la palabra empleada fue la latina retrete),
-según otros, que fue el monasterio donde LUTERO se retiraba (pues retrete = lugar de retiro),
-según otros, que fue una experiencia represiva moral (pues fundamentó toda la posterior actitud de LUTERO).

[43] Datando, eso sí, de 1511 a 1515. Aunque pudiera ser el resultado de un proceso moral interior, en el que pasó del nominalismo semi-pelagiano a la definición de las obras humanas como irremediablemente “empecatadas”.

[44] En 1999 hubo una declaración conjunta Iglesia-Confesiones protestantes, donde se aproximaron posturas en este sentido. Además, el papa JUAN PABLO II levantó a finales del s. XX la excomunión que había hecho Trento al Protestantismo.

[45] A la que dejó en la bancarrota, dividida civilmente, y sumergida en un estado de miseria que se alargará hasta la II Guerra Mundial (pues la Alemania luterana imposibilitará a la Iglesia a levantar hospitales, orfanatos, colegios, universidades… siendo la única entidad capaz de ejercer tal obra caritativa y social en un país).

[46] Como era:

-el papel jerárquico de la Iglesia,
-el carácter mediador del sacerdote y los sacramentos (donde LUTERO llegará a hablar de con-sustanciación eucarística, como hecho nuevo y no el mismo hecho).

           De ahí las interminables correspondencias de ERASMO DE ROTTERDAM a LUTERO para que recapacitara, y se limitara exclusivamente a la reforma de las costumbres, y no de los principios (por otro lado, los mismos desde los tiempos fundacionales de la Iglesia). Y eso que compartían la misma idea de fondo de renovación.

[47] Sin depender ya, ni necesitar, a la Iglesia para conseguirla. Lo que hizo que empezase a crecer el número de sus adeptos entre los príncipes civiles, pues podían pasar ellos:

-a salvarse, sin necesidad de la Iglesia,
-a administrar los bienes eclesiásticos, que antes pertenecían a la jerarquía eclesial ,
-a constituirse ellos en los jefes espirituales, con sus iglesias hechas a su medida.

[48] La causa remota había sido el propio pensamiento de LUTERO.

[49] Lo que le acarreaba pagar al papa.

[50] Basadas en torno a:

-la vida como penitencia, por el empecatamiento cotidiano,
-la incapacidad del papa para levantar una pena (el castigo del purgatorio) que él no imponía (sino que era cosa de Dios),
-la incapacidad del papa de perdonar algo, si Dios no lo ha perdonado con anterioridad,
-la única validez como penitencia, que la hecha por los difuntos.

            Luego ya se ve que los argumentos de LUTERO no iban tanto contra la teoría de las indulgencias, cuanto contra la práctica del papado.

[51] Cosa que hará recurriendo a unos y otros criterios, sin una argumentación unificada.

[52] Que lo hubiera solucionado todo, y LUTERO hubiera sido como otro más de los apartados por la Inquisición. No obstante, el papa pertenecía a la familia de los MERICI, y estaba más preocupado por el arte que por los asuntos políticos.

[53] Pues todos han de ser sacerdotes.

[54] Por parte no sólo de unos pocos, sino de todos. Salvo cuando la Revolución de los Campesinos-1525, en que éstos empezaron a interpretar libremente todo, y LUTERO mandó a los príncipes que los sujetaran. Fue aquí cuando Lutero cayó en la cuenta de que en algo se había equivocado.

[55] Motivo por lo que el Protestantismo fue calando rápidamente en los países capitalistas, al ofrecer una religión con doble moral, y con independencia del poder temporal respecto de Dios.

[56] Al ver justificado su pecado por la fe.

[57] Aunque sus obras sean perversas, pues ese hombre está ya justificado.

[58] Según el Exurge Domine-1520, y el Decret Romanum Pontificem-1521.

[59] Celebrada del 16 al 25 abril de 1521.

[60] Haciendo así honor a la historia de España (luz de Trento, martillo de herejes, espada de Roma).

[61] LUTERO compareció en realidad porque quiso, pues tenía libertad de movimientos y nunca fue apresado. Pero lo hizo porque prefirió ser juzgado por el emperador, y por el miedo a que se le reclamara a Roma, y a ser juzgado por el papa. Con todo, tras la salida del condenado Lutero de la Dieta de Worms-1521, ya comenzó el fenómeno protestante.

[62] LUTERO, de hecho, se casó con una monja.

[63] Al igual que hicieron los menoitas, alemanes del s. XVI que se marcharon a Estados Unidos ante el caos luterano, y que allí implantaron sus ideales medievales.

             Y es que empezó a surgir en Alemania el gobierno tiranicida de los príncipes protestantes, que empezaron a oprimir al pueblo. Fue por esto que surgió la doctrina salmantina del padre MARIANA, que posibilitó al pueblo a responder al rey tiranicida, quitándole la vida como forma de defensa propia.

[64] Como fueron los de:

-Francia, que siempre apoyó a los príncipes protestantes a cambio de las fortalezas de Verdún, Metz y Toul (que Alemania le entregó),
-Escandinavia, que traicionó a su viejo amigo España por los intereses hacia los nuevos vecinos,
-Inglaterra, que había roto relaciones con CARLOS I DE ESPAÑA por el caso de ENRIQUE VIII DE INGLATERRA-CATALINA DE ARAGON.

[65] Las de MAURICIO DE SAJONIA, príncipe de Sajonia y primo de JUAN FEDERICO DE SAJONIA (que era el miembro elector del ducado de Sajonia). Luterano pero amigo personal de CARLOS I DE ESPAÑA, Mauricio trató siempre de mediar entre ambas ligas, aunque finalmente se decantó de lado protestante.

[66] Y es que muerto el emperador MAXIMILIANO I DE AUSTRIA, su nieto CARLOS I DE ESPAÑA (ambos de la familia HABSBURGO, gobernante en Austria y España) había salido elegido como su sucesor. Lo que no dejó de ser mal visto desde el principio:

-por el papa León X, 1513-1521, que mantenía el papado unido a Francia, con vistas a los estados pontificios del norte,
-por el papa Clemente VII, 1523-1534, sucesor de León X, y que ante su apoyo a Francia, había provocado que Carlos I cercara Roma, y permitiera que los turcos llegaran hasta las puertas de Viena.

[67] El Concilio de Trento-1545 tratará de dar respuesta a los desafíos protestantes hacia el Imperio alemán. Pero fue una respuesta tardía, dados los problemas de infraestructuras y corto tiempo de gobierno papal. Se invitó a participar a católicos y luteranos, pero sólo lo llevaron a cabo los católicos.

            Hizo universal la reforma católica llevada a cabo desde el s. XV por Italia, Holanda y España, impulsando:

-la formación intelectual, con renovación de seminarios, catecismo, misal, breviario, arte barroco…
-las residencias episcopales,
-la evangelización, con la fundación de nuevos colegios, universidades y misiones en los nuevos mundos.

            Los padres LAINEZ y SALMERON, y demás jesuitas con su teología tridentina, empezaron a dar forma a una inminente contrarreforma católica.

[68] Pues los luteranos, desde los escritos de Lutero de 1520, ya estaban muy anclados en sus posturas.

[69] Sólo hubo 2 treguas imperiales (las de 1529 y 1532), para aunar fuerzas ante el cerco de los turcos a las puertas de Viena, enemigo común islámico de católicos y protestantes.

[70] Pues el ejército protestante quedó destrozado y descabezado.

[71] Que seguía solventando mientras tanto el Concilio de Trento (1545-1563).

[72] Es decir, que:

-cada príncipe luterano mantuviese el luteranismo como religión oficial de su estado,
-cada príncipe católico mantuviese el catolicismo como religión oficial de su estado.

[73] Como fue el caso de los que se quedaron sin nada, como:

-la Orden teutónica, en propiedad del duque de Prusia, y cuyas posesiones fueron entregadas a los príncipes de cada ducado,
-las diferentes confesiones protestantes, como calvinistas, zuinglismo…

            Lo que hará que CALVINO comience a expandir una 2ª reforma protestante, diametralmente opuesta a la de LUTERO, y que desembocará en la Guerra de los 30 años (de 1618 a 1648) y radical doctrina de:

-determinismo pasivo en la salvación, sin la libre acción de la persona,
-eliminación de todo santo, intercesor o mediador humano,
-desaparición de todo episcopado eclesial, ni siquiera controlado por el poder civil,
-creación del consejo de creyentes, como plataforma decisoria del devenir religioso,
-instalación de Ginebra como la “nueva” Roma calvinista.

            El calvinismo acabó enfrentado al luteranismo, y se extendió por toda:

-Inglaterra, bajo el puritanismo de EDUARDO VI DE INGLATERRA,
-Escocia, bajo el presbiterianismo de JOHN KNOX,
-Francia, bajo los hugonotes de MARGARITA DE NAVARRA,
-Centroeuropa, con Suiza, Holanda, Polonia, Hungría… y un 23
% de su población.

[74] De ahí el vulgar nombre de protestantes.

[75] Intentando presentar la Reforma de LUTERO como ortodoxa, sin salirse de la Iglesia.

[76] Eso sí, arremetiendo contra el papa, las indulgencias y la veneración de reliquias.

[77] Condensados en los famosos Artículos de Esmalcalda, redactados por el mismo LUTERO, y en los que se defendía:

-la justificación por la fe, y negación de las obras,
-la eliminación de la eucaristía, su valor sacramental, trans-sustanciación y sacrificio redentor, reduciéndose a un acto de piedad,
-la supresión de indulgencias, peregrinaciones y procesiones, al carecer de mérito para eliminar purgatorio,
-la supresión de los santos y veneración de reliquias,
-el rechazo del papa e Iglesia de Roma, al ser presa del pecado.

[78] Pues, de nuevo, el papa CLEMENTE VII se había unido a FRANCISCO I DE FRANCIA y no a CARLOS I DE ESPAÑA, dividiendo las fuerzas imperiales y haciendo que los turcos se presentaran de nuevo a las puertas de Viena.

[79] A cambio, eso sí, de que suprimiera temporalmente la Dieta de Augsburgo-1530.

[80] Como la de la luterana Maguncia, que se había unido al emperador al ver posibilidades de albergar al sucesor de CARLOS I DE ESPAÑA, ya anciano.

[81] Como las aplastantes de 1546 y 1547.

[82] Propiciadas por el traidor príncipe de Maguncia, que sacó a la luz debilidades de CARLOS I DE ESPAÑA.

[83] LUTERO había muerto ya en 1546, y CARLOS I DE ESPAÑA había abdicado, por ancianidad, en su hermano FERNANDO I DE VIENA.

[84] De 1618 a 1648, y en la que se involucrarán más de:

-530.000 protestantes, entre suecos, holandeses, franceses, alemanes…
-520.000 católicos, entre españoles, italianos, portugueses, flamencos, croatas…

[85] Y presentarlo como algo que no era nuevo.

[86] Pues ya estaba condenado en la Dieta de Worms-1521, y no le quedaba más que demostrar la superioridad de un concilio sobre las decisiones papales.

[87] No bajo la autoridad del papa, y sí para discutir todos los temas, y estar todos en igualdad de condiciones.

[88] Es decir, con igualdad de derechos para todos los bautizados, y estando todo tipo de cristianos representados.

[89] En territorio donde estaban sucediendo los conflictos, y porque allí estaba él recibiendo el apoyo de los príncipes. A ser posible, lo más cerca del principado “talismán” alemán de Esmalcalda.

[90] Pues él pretendió en todo momento estar por encima de CARLOS I DE ESPAÑA.

[91] Como la de los jesuitas, y otras órdenes predicantes teológicamente.

[92] El gran drama de CARLOS I DE ESPAÑA fue el ver como el rey de Francia (el “defensor de la fe”) permitía el paso de los turcos, al tiempo que el papa no afrontaba la reforma protestante.

[93] Cosa que hubo que hacer en este primer periodo, refugiándose el Concilio en una sede episcopal tras la ruptura de la paz entre CARLOS I DE ESPAÑA y la Liga de Esmalcalda, y porque el papa PABLO III no se fiaba totalmente del emperador. No obstante, pocos estudios se realizaron en Bolonia, ante la ausencia de teólogos extranjeros.

[94] Aquí es donde elaboró Trento la lista de libros inspirados, según la lista de SAN JERONIMO.

[95] Pecado no personal, pero adquirido por el hecho de pertenecer al género humano.

[96] Como obra misteriosa, poderosa y gratuita de Dios, y en virtud de los méritos de Cristo.

[97] Por medio de la gracia (lit. “gratis”) y de las obras (para mantener la gracia).

[98] Obligando a todos los obispos a vivir en sus diócesis.

[99] Que cambió el del clásico señor feudal por el de pastor de la Iglesia.

[100] Inculcándole la santidad de vida, por medio de los sacramentos y de la Santa Misa.

[101] Momento en que el estudio teológico vino a recibir cierto afrancesamiento, al cortarse el matiz imperial y estar muy lejanos los teólogos hispanos.

[102] Antiguo cardenal DEL MONTE, y gran participador en Trento I. Para Trento II, propuso él personalmente el impulso de la teología sacramental.

[103] Examen de conciencia, dolor-contrición de los pecados, confesión-absolución, propósito de enmienda, satisfacción-cumplimiento de la penitencia.

[104] Dolor por amor a Dios.

[105] Dolor por temor al castigo.

[106] De 1414, y donde se había sugerido la doctrina conciliar, por encima de la papal.

[107] Provocando un abucheo general, que hizo que los protestantes tuvieran que abandonar la sala e irse del concilio.

[108] Que decidió continuar con los estudios conciliares, pero no dentro del Concilio. En efecto, el papa PABLO IV (1555-1559, filo-francés, anti-FELIPE II DE ESPAÑA y anti-FERNANDO I DE AUSTRIA) impulsó una serie de estudios (por otro lado, estériles) sobre la vieja simonía, Inquisición romana y nepotismo.

[109] A las cuales se les obligo a vivir en clausura, aún dedicándose a las tareas caritativas.

[110] Pues hasta entonces los seminaristas se mezclaban con los universitarios, viviendo en colegios mayores conjuntos.

[111] Palabra surgida de la “abreviación” que se hizo para los sacerdotes, de las oraciones y libros de coro de los monjes en sus monasterios.

[112] Salvo en caso de tener permiso expreso del papa. Pues se impuso como obligatorio el nihil obstat-licencia eclesiástica para la publicación de libros religiosos.

[113] Lo que le acarreaba pagar al papa, y para lo que había tenido que pedir un préstamo a los banqueros alemanes.

[114] Al que LUTERO desafió, no en criterios económicos sino teológicos, a un debate público, y para lo que tuvo que componer sus 95 tesis, que encomendó publicitar por doquier a sus seguidores.

[115] Al que dedica su Elogio de la locura, a modo de sátira de las costumbres retrógradas.

[116] Divulgador en Italia de todos los autores clásicos.

[117] Concediendo a éste alguna participación en la vida, pero siempre tras el paso 1º dado por la gracia divina.

[118] Cuya temática pasará a ser analizada.

[119] Tomando por lo mismo al pecado original que a la concupiscencia.

[120] Confundiendo el pecado original originante de Adán, con el pecado original originado con el que todos nacemos.

[121] Algo similar a creer que a uno le va a tocar la lotería.

[122] Movimiento nacido a finales del s. XV y que vino a poner en práctica una espiritualidad contrapuesta a la monástica, y basada en cenáculos y en la cotidianeidad, despreciando toda manifestación externa como el Corpus, procesiones…

[123] Por parte no sólo de unos pocos, sino de todos.

             Salvo cuando la Revolución de los Campesinos, en que éstos empezaron a interpretar libremente todo, y LUTERO mandó a los príncipes que los sujetaran. Fue aquí cuando Lutero cayó en la cuenta de que en algo se había equivocado.

[124] Aquí es donde elaboró el CONCILIO DE TRENTO la lista de libros inspirados, según la lista de SAN JERONIMO.

[125] Pues todos han de ser sacerdotes.

[126] Motivo por lo que el Protestantismo fue calando rápidamente en los países capitalistas, al ofrecer una religión con doble moral, y con independencia del poder temporal respecto de Dios.

[127] Examen de conciencia, dolor-contrición de los pecados, confesión-absolución, propósito de enmienda, satisfacción-cumplimiento de la penitencia.

[128] Dolor por amor a Dios.

[129] Dolor por temor al castigo.

[130] Como obra misteriosa, poderosa y gratuita de Dios, y en virtud de los méritos de Cristo.

[131] Por medio de la gracia (lit. gratis) y de las obras (para mantener la gracia).

[132] Tratando de llegar directamente, y sin la obras, a Dios.

[133] Por ser la carne (naturaleza y voluntad humanas) mala, y no capaz de llegar a Dios.

[134] Nacida en el s. XIV, muy racionalista y sin afectos, de la que ERASMO DE ROTTERDAM había sido detractor por su anti-humanismo, pero que fue adaptando a los nuevos tiempos.

[135] Y contraria a toda superstición externa, que fue la primera piedra de choque del comunicativo, inteligente y atormentado hermano agustino en la fe.