IMPERIO BIZANTINO

 

Surgido a la Caída de Roma del 476,

como su digno sucesor en todo el Oriente

 


Imperio bizantino, expandido y consolidado por entre montañas escabrosas

Madrid, 1 enero 2019
Manuel Arnaldos, historiador de Mercabá

            Los germanos habían sido desde sus orígenes un pueblo sin cultura ni urbes establecidas. Por eso, sus invasiones al civilizado Imperio de Roma habían sido constantes desde sus orígenes, a través de sus limes-fronteras y bajo forma de rapiña e instalación.

            En efecto:

-Decio, en el 251, ya tuvo que aceptar las condiciones de paz impuestas por ellos, y una indemnización anual,
-desde Maximiano, los asentamientos bárbaros fueron institucionalizados mediante pactos,
-en la Batalla de Adrianópolis, del 378, los visigodos humillaron a Roma y se establecieron en Tracia,
-Estilicón, en el 400, fue incapaz de contener la presión germánica, que rompió el limes renano-danubiano,
-los visigodos de Alarico, en el 403, cercaron la sede imperial de Milán,
-los ostrogodos de Panonia, en el 405, se empezaron a asentar por Italia,
-una coalición de bárbaros, en el 406, atravesaron el Rhin, y penetraron de forma masiva en la Galia.

            Con esta invasión bárbara del 406, en la que participaron germanos, vándalos, alanos, suevos... Roma había dado por perdido el control de su territorio:

-en Britania y el Báltico, en el 407,
-en la Galia y los Alpes, del 407 al 437,
-en Hispania y Africa, del 441 al 454.

            El año 476 el general germano Odoacro vendía a deponer al que fuera el último emperador de Roma, llamado Rómulo Augustulo, de sólo 13 años, y 1.229 años después de la fundación de Roma. Los territorios de Roma pasaron a:

-los francos y los godos, que ya estaban desde tiempo atrás sobre el escenario,
-los lombardos y los árabes, que vendrían después a las zonas todavía sin ocupar.

           Mientras tanto, la co-capital imperial de Constantinopla quedó exenta de esta invasión, mantuvo intacta su riqueza e instituciones, y logró rearmar el Imperio hasta 1453: el Imperio romano oriental, o Imperio bizantino.

a) Situación de Constantinopla

            Roma había sobrevivido en Oriente de forma totalmente contraria a Occidente. Aquí, los ciudadanos eran griegos, y a pesar de llamarse a sí mismo como romanos[1]:

-nunca habían llegado a romanizarse,
-nunca habían dejado de hablar su lengua griega,
-nunca habían tenido índices de analfabetización elevados,
-nunca habían aceptado la política romana, pues a ésta la consideraban inferior a su civilización griega.

            Constantinopla, pues, no era más que un museo de Roma[2]. Aunque, eso sí, asentada sobre la ciudadela militar de Constantino, inexpugnable por más de 1.100 años:

-por su triple muralla militar, condensada en pocos km2,
-al tener que ser atacada por tierra y mar,
-por las tropas imperiales, con residencia estable en su interior,
-por tener residencia estable del propio emperador.

            Con senado cristiano total, y exenta de paganismo rural[3], Constantinopla contó:

-con un fuerte cristianismo popular,
-con grandes urbes, de 20.000 habitantes, comerciantes entre ellas y con la capital,
-con una eficaz diplomacia, que desvió a los invasores bárbaros hacia el Occidente.

            Punto estratégico necesario para pasar del Oriente a Occidente, Constantinopla había ido adquiriendo sucesivamente más poder, hasta el punto de considerar a su obispo el nuevo emperador religioso, y patriarca de todo el Oriente (primus inter pares, o primero entre sus iguales).

            No obstante, los puntos débiles de Constantinopla fueron:

-un ejército lleno de mercenarios, y reducido a 150.000 soldados[4],
-una enorme carga fiscal, elevadísima en los primeros siglos,
-las disputas regionales, con la dialéctica Constantinopla-Siria-Egipto en torno al centralismo-separatismo
[5],
-las pasiones deportivas desbordadas, a 2 bandas o colores
[6].

b) Llegada de Justiniano

            Teodosio había logrado imponer el orden en el Imperio oriental, hacia el 450. En el s. VI, y una vez caído el Imperio occidental, Justiniano estuvo a punto de cambiar la historia, y devolver a Roma todo su esplendor antiguo. Sin embargo, tanto los infortunios acontecidos a su muerte, como el haber gestado, sin darse cuenta, un “nuevo” Imperio bizantino, impidieron que la historia volviera a sus comienzos.

            En efecto, Flavio Justiniano (527-565), militar latino e hijo del general Justino en Oriente[7], era ya adulto cuando su padre dio un golpe de Estado y accedió al trono de Constantinopla.

            Sucesor de su padre y último emperador romano, tuvo Justiniano inquietudes intelectuales, aunque en su juventud hubiese estudiado en diversos centros bajo hábitos no muy virtuosos[8]. Tuvo, pues, formación filosófica y no militar, aunque siempre fue ambicioso.

c) Expansión religiosa bizantina

            Fue la primera medida tomada personalmente por Justiniano. Y es que tras el Edicto de Tesalonica-380 de Teodosio, el Cristianismo había pasado a ser la única religión oficial del Imperio, prohibiéndose cualquier tipo de paganismo o herejía.

            Pero Justiniano quería dar un paso más que Teodosio, y lo dio. Así, impuso la eliminación del paganismo no sólo para el pueblo llano sino también para las élites, que en ese momento estaban imbuidas por la filosofía helenística clásica.

            Así, Justiniano cerró la Academia de Platón en Atenas, clausuró otras menores en Alejandría, y exilió a los seguidores de Plotino y Jámblico a Persia, dando con ello el golpe definitivo al paganismo helénico[9].

            En este proceso de des-paganización, fue el monacato bizantino, potentísimo en Oriente desde el s. V y con más de 15.000 monjes en cada monasterio, el encargado de:

-transmitir el trivium, con matemáticas y astronomía incluidas,
-llevar la cultura de la ciudad a los monasterios.

            Fue en lo que consistió la doble Traslatio Studii, llevando directamente la cultura de la ciudad a los monasterios, e indirectamente de Atenas a Persia.

d) Expansión militar bizantina

            Fue el proyecto más ambicioso llevado a cabo por ningún emperador romano, a excepción de Augusto. Pues, apoyado en la mayor labor jurídica de la historia, Justiniano ideó la recuperación de la Germania perdida, en la llamada por él mismo como Renovatio Imperii.

            Con su lema “armas et leges”, Justiniano lo planificó todo para recuperar los territorios perdidos por el Imperio romano, con Africa e Hispania incluidas. Y lo logró, con un ejército reducido de 150.000 hombres.

d.1) Revuelta de Niké

            Justiniano había formado su ejército con más mercenarios que ciudadanos, y a ellos les fue pagando mediante la subida de impuestos que fue haciendo a las regiones conquistadas.

            Una subida general de impuestos que, con su ministro de finanzas Juan de Capadocia a la cabeza, acabó provocando una revuelta interna imperial en el 532:

-bajo la excusa de que Justiniano practicaba la magia negra,
-pues había un sector que lo odiaba desde el principio,
-uniéndose para ello los equipos deportivos verde y azul.

            En efecto, coaligados en el hipódromo los verdes y azules para echar al “tirano”, y al grito unánime de “niké, niké”, el pueblo se lanzó hacia el emperador. Justiniano se refugió en el palacio imperial, la emperatriz Teodora envió al general Belisario a cargar contra la multitud, y finalmente la sedición fue aplastada a sangre y fuego.

            Tras la Revuelta de Niké, Justiniano pasó a ser odiado para siempre, y Belisario a ser el gran general imperial, al que el emperador fue encomendando sus ideas conquistadoras.

d.2) Conquista de Africa

            Tuvo lugar el año 532, aprovechando Justiniano las divisiones internas entre los africanos. En efecto, depuesto el rey de los vándalos en una guerra civil vándala, éste se presentó en Bizancio pidiendo el auxilio de Justiniano.

            Fue entonces cuando Justiniano envió un ejército de 30.000 hombres al mando de Belisario, viendo que la oportunidad se le presentaba como única, y con la idea de recuperar Africa.

            Enfrentado el ejército bizantino a los 100.000 soldados del ejército vándalo (temibles, y en su propio terreno), Belisario y Bizancio salieron victoriosos, en tan sólo un año de contienda.

            Los romanos de Africa, cansados de los vándalos, quedaron aliviados ante su anexión al Imperio bizantino. Hasta que inmediatamente llegaron los impuestos de Juan de Capadocia, con su consecuente proceso de precariedad económica. Lo que empezó pronto a crear recelos en los tradicionales Cadilia y Rif, provincias vándalas que en el futuro preferirán adherirse al Islam, creyendo así aliviar su situación insostenible económica.

            La entrada triunfal de Belisario en Constantinopla, con los botines y tesoros conquistados en Africa, supuso la primera sucedida tras la anexión de la Dacia por parte de Trajano, el año 117.

d.3) Guerras Góticas

            Tuvo su origen en el proceso sucesorio de Rávena, tras la muerte de Teodorico del 526 y los problemas sucesorios de su hija Malasunta[10].

            Decidido a intervenir Justiniano al ver el momento de debilidad ostrogodo, encargó al general Belisario la conquista de Italia:

-del 535 al 540: con guerras relámpago sobre Sicilia, Nápoles, Roma... y en las que Belisario acabó siendo aclamado como liberador romano;
-el año 540: con la conquista de Rávena, tras negociaciones con un rey ostrogodo Witiges que se rindió a cambio de que Belisario asumiera la corona ostrogoda.

            Tras las victorias sobre los godos, Belisario se mantuvo leal a Justiniano, aceptando la rendición de Rávena sin la condición impuesta, y provocando esto:

-una guerra de guerrillas en el norte de Italia, tras el 540,
-los celos de Justiniano, que envió a Belisario y su ejército al frente sasánida
[11], para ver si eran derrotados,
-la sustitución de Belisario por Narses, eunuco y sin experiencia, para restar importancia a lo hecho por Belisario.

            Evitó así Justiniano un futurible Imperio de los godos, pero dejó Italia a merced del caos y saqueo durante 15 años. Finalmente, y tras 20 años de guerrillas con los godos, Bizancio logró someter a todos los pueblos godos, y dar por terminadas unas Guerras Góticas que habían sido un drama para toda Italia:

-por los irreparables daños que habían asolado sus tierras,
-por el agosto que hicieron los recaudadores de impuestos bizantinos.

            Tras expulsar de Italia a los ostrogodos, Bizancio pactó con el último reducto germano (los lombardos, asentados en el valle del Po), la división étnica italiana:

-del norte a la Toscana, que será germánico y arriano, con capitales en Pavía y Milán;
-de la Toscana hasta el Sur, que será bizantino, incluida Sicilia;
-Rávena, que se convertirá en capital del exarcado, o 6 reinos marinos bizantinos
[12].

d.4) Conquista de Spania

            Fue el fruto de la intervención bizantina en España, con ocasión del conflicto civil entre los dos aspirantes al trono visigodo de Toledo.

            Fue fraguada en la franja mediterránea, desde Alicante hasta Huelva, y hacia donde los visigodos no tenían fácil acceso por el momento. Esta victoria vino a avalar el prestigio de Justiniano en todo el Mediterráneo, al poseer por más de 100 años la provincia occidental más romanizada de todas: la Hispania romana, ahora convertida en Spania bizantina.

            Todo comenzó con la bizantina Conquista de Ceuta-546 y posterior pacto con el príncipe visigodo Atanagildo del 552:

-que pedía ayuda al emperador bizantino para derrocar al rey visigodo Agila I,
-que prometía a cambio los territorios mediterráneos costeros de España, si todo salía bien.

            Toda la Bética empezó a ser ocupada por las tropas bizantinas. Cartagena pasó a convertirse en la nueva co-capital bizantina en la zona, y su principal puerto de acceso a Constantinopla. Baleares fue indispensable para el control bizantino sobre el Mediterráneo Occidental. Y Sierra Morena se estableció como el sistema montañoso fronterizo entre ambos imperios, el visigodo y el bizantino.

e) Expansión cultural bizantina

            Tuvo grandes logros en el campo de las ciencias y letras, sin contar con la expansión de la filosofía griega que hicieron los exiliados seguidores de Plotino (a Occidente) y Jámblico (a Oriente). Destacaron los logros conseguidos en:

-medicina, botánica y geografía, mediante el geógrafo Cosmas de Indikoplestes y su Cosmographia, estudio del mundo oriental;
-arquitectura e ingeniería, mediante los matemáticos y arquitectos Isidoro de Mileto y Antemio de Tralles, y con la basílica de Santa Sofía como auténtico centro cultural;
-comercio y evangelización, mediante los mercaderes bizantinos y misioneros, que abrían constantemente nuevas rutas en la India, países eslavos
[13] y nuevos centros estratégicos en la Ruta de la Seda[14].

            Pero la auténtica joya del Imperio bizantino no fue Santa Sofía ni su medicina[15], sino su impresionante reforma del Derecho romano que llevó a cabo Triboniano, jurista elegido al caso por los emperadores bizantinos.

            En efecto, Triboniano tuvo la feliz idea de dividir el cuerpo de viejas leyes romanas en 3, eliminando las duplicadas o anticuadas y actualizando de forma pedagógica las que iban a entrar en vigor a partir de entonces. Sus 3 nuevos corpus legis fueron:

-la Digesto, o recopilación en un mismo volumen de todas las leyes imperiales romanas, desde su existencia inicial. Se transmitió el Derecho romano, así, a toda la posteridad[16];

-la Novella, o conjunto de leyes nuevas del Imperio bizantino, escritas en latín y que:

            -mejoraron algunas leyes imperiales antiguas, suprimiendo la ley de esclavitud, restringiendo la ley de mutilación, mejorando la ley del matrimonio respecto a la mujer…
            -empeoraron otras leyes más recientes, como la ley contra judíos[17] por ser herejes y paganos, y a los que se les impedía ser médicos, vivir dispersamente, poseer servidumbre, recibir cargos públicos y hacer poselitismo;

-el Institutiones, o conjunto de principios de derecho, a forma de código y manual explicativo del derecho, a la hora de hacer leyes y de entender su justo sentido.

f) Contención del Imperio bizantino

            A la muerte de Justiniano, su sucesor latino Justino II ya no tuvo en sus manos un Imperio latino, co-fundado por Roma en Constantinopla, sino que la impregnación de lo autóctono griego empezó a introducirse en las instituciones, sin apenas hacer ruido.

            Hacia el año 600, y con la llegada de Heraclio I y su dinastía heraclia, el idioma griego pasó a ser la lengua oficial en Constantinopla, el nombre de la ciudad fue sustituido por el de Bizancio[18], y la población empezó a acudir a él como al “emperador de los griegos”.

            Todas las provincias bizantinas de España, Italia y Grecia, comarcas de los Balcanes, Taurus y Caucaso, colonias e islas del Adriático, Negro, Egeo, Caspio y Mediterráneo, países y culturas enteras de Africa del Norte y Oriente Medio... todos seguían al dictado los imperativos de Bizancio, pagando impuestos y tasas del 30-40% y bajo la fuerte moneda del solidus.

            No obstante, esa inmensa geografía imperial, así como la debilidad económica en que se encontraba (dada la centralización de Bizancio), fue el talón de Aquiles del Imperio. Pues aunque logró mantener sus posesiones más recónditas hasta 1453, parte de su cénit alcanzado el año 600 se vio oscurecido poco después.

            En efecto, fueron reveses occidentales sufridos por Bizancio:

-la Peste Bubónica, contagiosa de puerto en puerto, y que en el s. VI y VII mató al 25% de la población bizantina occidental[19],
-el revés visigodo, que completó su dominio sobre España, y destruyó la provincia bizantina de Spania el año 622,
-el revés lombardo, que en el s. VII se hizo con Italia y creó su reino de Pavía, hostil a las zonas bizantinas de Italia,
-el revés búlgaro, que empezó a crear frentes nacionalistas en todas las fronteras bizantinas, a partir del año 680
[20].

            Así como fue un gran revés oriental, si no catástrofe, el sufrido por Bizancio ante los árabes de Mahoma, que lograron se hacerse con Africa del Norte y Oriente Medio, quitaron a Bizancio sus enclaves de Antioquía[21], Jerusalén[22], Alejandría[23] y Cartago[24], y sometieron al Islam las zonas cristianas más antiguas.

            Lo cual sucedió tras la Batalla de Yarmuk-636, en que el moro Jalid aprovechó una tormenta de arena para atacar al emperador Heraclio y sus 100.000 hombres[25], cayendo descuartizados 70.000 soldados bizantinos[26].

            Tras el desplome de Yarmuk, Bizancio abandonó su Imperio Sur (Africa y Oriente Medio) a su suerte, fortificó los Montes Taurus con un ejército de campesinos e infinitos themas-puntos fortificados, e hizo de este sistema montañoso una frontera infranqueable al Islam. El Imperio bizantino rodeó así Constantinopla de montañas fortificadas, amplió su influencia hasta Moscú, y aguantó su Imperio Norte otros 800 años más, hasta su caída de 1453.

Madrid, 1 enero 2019
Mercabá, artículos de Cultura y Sociedad

________

[1] Romanos se llamaron a sí mismos hasta los otomanos, que se creyeron los sucesores del Imperio de Rum-Roma. O los mismos eslavos, que acuñaron la palabra zar-caesar para su líder político y militar

[2] El término “bizantino” fue acuñado en el s. XVI para hacer referencia a este Imperio oriental, que se remontó más a la colonia griega del 600 a.C. que al proceso romanizador existente en ella.

[3] Sí que hubo, en cambio, paganismo intelectual, como en Atenas.

[4] Frente a los 600.000 soldados de DIOCLECIANO en Occidente. Eso sí, tras el s. VII se fue helenizando paulatinamente el ejército bizantino, introduciéndose el elemento autóctono.

             Y es que Bizancio aprendió de los múltiples golpes de estado ejecutados por los militares hacia Roma (como los últimos de ESTILICON y ODOACRO, que habían causado la caída de Roma). Hasta que TEODOSIO II decidió para Constantinopla la reducción de tropas y efectivos militares, hasta un número que impidiese una nueva lacra de golpes militares contra el estado.

[5] Grecia y Asia Menor apoyaron siempre y de forma leal al patriarca de Constantinopla, bajo el influjo de la ortodoxia de SAN JUAN CRISOSTOMO del s. V. Sin embargo, Siria y Egipto prefirieron decantarse por la heterodoxia nestoriana y monofisita, y por sus patriarcas locales de Antioquía y Alejandría.

[6] Siendo:

-los azules, u ortodoxos, los partidarios del emperador y patriarca de Constantinopla,
-los verdes, u heterodoxos, los partidarios de las provincias imperiales.

            Se trataba de bandos bizantinos que protagonizaban auténticas batallas campales en el hipódromo, asistiendo a cada evento deportivo con auténticas milicias armadas, y con la idea de matar y asesinar.

[7] Lo que sí era importante, pues no era lo mismo un hijo nacido de un padre ya emperador (porfirogeneta, o heredero legítimo) que un hijo nacido antes que su padre fuera emperador (no heredero legítimo).

[8] Pues según PROCOPIO DE CESAREA, cronista y enemigo suyo, JUSTINIANO conoció a su futura mujer TEODORA en Siria, en uno de los clubs de alterne donde el joven estudiante solía ir asiduamente. No obstante, la emperatriz Teodora se convirtió con el tiempo en una emperatriz de gran valía.

[9] Hecho importante para la filosofía, pues Persia sí que acogió y protegió a los filósofos exiliados que seguían la doctrina de PLOTINO y JAMBLICO:

-introduciendo el neoplatonismo en el mundo persa,
-traduciendo del griego al árabe toda la filosofía griega, incluido Aristóteles.

[10] Un rey ostrogodo, TEODORICO (454-526), que había sido educado en Bizancio por encargo de su padre, llegando a dejarse influir por la corte de Constantinopla. De hecho, desde el 494 había establecido la capital del reino ostrogodo en Rávena, en colaboración con el emperador bizantino ANASTASIO, de forma independiente pero sumisa a Constantinopla.

             De hecho, el viejo sueño de Teodorico de crear un Imperio germánico en Occidente se había visto siempre frenado por esa capitalidad suya de Rávena, fuertemente pro-bizantinada.

[11] Los recelos de Justiniano sobre BELISARIO estuvieron basados en la incertidumbre de que aceptara Belisario la oferta de corona ostrogoda en cualquier momento, y esto deviniera en un futurible Imperio godo.

             Por ello, JUSTINIANO acusó a Belisario de traición, quemó sus ojos con fuego candente y lo redujo a la mendicidad. Tras lo cual, y cuando ya había perdido el militar toda posibilidad de corona goda, lo rehabilitó en el Senado de Constantinopla.

[12] Por eso Venecia, Cartago y otras provincias ultramarinas de Bizancio (Sur de Italia, España, islas mediterráneas...), nunca pertenecieron al futuro Imperio sacro-germano, ni tras las negociaciones que hizo el mismo Carlomagno con Bizancio en este sentido.

[13] Con los hermanos de Tesalónica Cirilo y Metodio, que evangelizaron y civilizaron todos los países eslavos, e inventaron el alfabeto cirílico para toda Europa del Este.

[14] Hito más importante en la historia de la humanidad, a nivel civil. Y del cual se desprenderá como apéndice, entre otros, el descubrimiento de América (surgido en el contexto de búsqueda de nuevas rutas de la Seda, ante el bloqueo musulmán).

            Así, pues, y dado el monopolio de la seda en manos de China, Bizancio instaló espías en China para traer de allí los gusanos de seda, y trasplantarlos en los talleres de Constantinopla. En esta larga ruta, Samarkanda fue el auténtico centro comercial del mundo.

[15] Medicina bizantina que en el futuro los musulmanes copiaron al pie de la letra.

            Así como sus estructuras arquitectónicas, que en el futuro reproduciría el Islam de forma sistemática (o usurpativa, pues a partir de 1453 las fueron convirtiendo directamente en mezquitas, según las iban conquistando). De ahí que todas las mezquitas actuales de Turquía tengan forma de Santa Sofía... porque antes de mezquitas habían sido basílicas bizantinas.

[16] Un Derecho romano de TRIBONIANO que no tenía penas de encarcelamiento, y que fue recogido por IRNERIO DE BOLONIA y la Universidad de Bolonia en el s. XIII, para auténtico origen de los estados nacionales.

[17] Como punto de origen de la futura persecución legal a la raza semita en Europa, hasta el s. XV en que España les expulse por ser marran-marranos.

[18] Nombre originario de la ciudad, cuando la fundaron los griegos en el s. VII a.C, como ciudad-puente entre el Mar Egeo y el Mar Negro.

[19] Pandemia pulmonar y contagiosa, y considerada como la 2ª epidemia más grande de la historia (tras la del 1348). Pues en ella murieron 50.000.000 europeos, desde Italia hasta los Balcanes, de Bulgaria al Ponto Euxino, de Alejandría a Cartago y Cartagena. Todo quedó casi despoblado en esta peste del 542, que se alargó a lo largo del s. VII al unirse la propia infección a los cadáveres de guerra no enterrados y a las ratas sueltas.

[20] Y es que los eslavos, indoeuropeos nororientales, de distintas lenguas y divididos entre romanizados o bizantinados, habían empezado a introducirse en:

-Bulgaria: del río Volga, y parientes de los futuros tártaros, cuyos ciudadanos empezaron a introducirse en Constantinopla (a 100 km);
-Serbia: en torno a Sirnium, y cuyos serbios de Eslovaquia recibieron la predicación de CIRILO y METODIO, pero sólo con corte católico;
-Moravia, Eslovenia, Croacia y Bohemia: en torno al río Danubio y puntos fronterizos romanos, y de población muy latinizada, que se pasó fácilmente al catolicismo;
-Rusia: que tras la fundación del reino vikingo del Rus-Rusia (lit. Rojo, por tostarse allí al sol), pasó a convertirse a los misioneros bizantinos, y a incorporarse paulatinamente a Bizancio.

            Rumanía, por último, no se incorporó a ninguna parte porque ya estaba incorporada al Imperio romano tras la conquista de la Dacia por parte de TRAJANO. Y siguió siendo siempre parte del Imperio, en este caso de Constantinopla.

[21] Perdida por Bizancio el 637 ante el poder musulmán. Tras lo cual ordenó el califa Umar a su general Jalid la conquista de la bizantina Persia:

-cayendo en la Batalla de Qadismiya 150.000 persas bizantinos a filo de espada,
-cayendo en la Batalla de Nehavend toda la Mesopotamia bizantina bajo control del Islam, hasta la frontera del Indo.

[22] Perdida por Bizancio el 638 ante el poder musulmán, y con entrada triunfal musulmana incluida. Tras lo cual el califa Umar escogió la explanada del judío Templo de Jerusalén (Haram al Suarif) para la construcción de sus dos grandes mezquitas: la Mezquita Sagrada y la Mezquita de la Roca.  

[23] Perdida por Bizancio el 642 ante el poder musulmán. Momento que aprovecharon los musulmanes para destruir la Biblioteca de Alejandría. Pues el califa Umar preguntó si ésta tenía coranes en su interior, y al constatar que todos sus libros eran no coránicos... decidió prenderle fuego.

[24] Perdida por Bizancio el 698, tras la batalla más dura entre el Islam y Bizancio. Pues a Bizancio le apoyaron todos sus efectivos y apoyos del Africa continental, viendo las barbaridades que los musulmanes estaban haciendo en Egipto.

[25] No todos ellos bizantinos, sino muchos de ellos mercenarios. Y de los cuales 10.000 eran árabes gassaníes de Siria, que se pararon al bando musulmán a cambio de su libertad, y provocaron el caos entre las filas bizantinas.

[26] En medio de una tormenta de arena, que el moro JALID aprovechó para atacar a HERACLIO DE BIZANCIO bajo la técnica del tornafuye (carga + semi-retirada + envolvimiento), y en la que los 20.000 soldados sarracenos lograron crear el caos entre los 100.000 soldados bizantinos, cayendo 70.000 de ellos al suelo y siendo allí mismo degollados.